DestacadoINTERNACIONALESMALVINASRECURSOS NATURALES

La empresa británica Rockhopper anunció que redujo las pérdidas y que avanza en el desarrollo del campo petrolero al norte de Malvinas

Rockhopper ha logrado un progreso «significativo» durante 2018 para avanzar y ejecutar el financiamiento para el desarrollo de la primera fase de Sea Lion (León Marino). Por lo que «asegurar el financiamiento es el último hito importante que queda antes que se tome la decisión final de inversión» dijo el Director Ejecutivo Sam Moody, según difundió ayer Mercopress en su edición en inglés.

De acuerdo a lo publicado por el medio, las autoridades de Rockhopper Exploration PLC expresaron el martes que su pérdida se redujo en 2018 a medida que avanza en el desarrollo del campo en las Islas Malvinas. La pérdida de la compañía de exploración y producción de petróleo y gas se redujo en 2018 a US $ 7,1 millones de US $ 9,0 millones del año anterior, ya que los ingresos aumentaron a US $ 10,6 millones. De tal manera, se espera la presentación de información del proyecto y una solicitud formal de financiamiento en el segundo trimestre de 2019.

El yacimiento de clase mundial que se encuentra al norte de Malvinas tiene el potencial “de ser transformador para Rockhopper y las Islas en general. Asegurar el financiamiento es el último hito importante que queda antes de que Sea Lion pueda llegar a la decisión final de inversión y todos los esfuerzos se centren en obtener dicho financiamiento para permitir que el proyecto pase a la fase de desarrollo», sostuvo el Director Ejecutivo Sam Moody.

En octubre del año pasado, la agencia oficial de noticias de la Argentina TELAM daba a conocer, que las reservas del yacimiento se habían duplicado a más de 300 millones de barriles, mientras que los expertos independientes realizaron estimaciones sobre un potencial próximo a los 1.000 millones. Un nivel similar al que reporta en la Pluspetrol en el yacimiento Cerro Dragon de la provincia de Chubut, cuyas reservas rondan los 1.600 millones de barriles.

Pese a que no se trata de información secreta, el gobierno del presidente Mauricio Macri no solo no se pronuncia en contra de los anuncios empresariales, sino que a la inversa permite mediante instrumentos de absoluta ilegalidad, el afianzamiento sin restricciones, de la industria petrolera inglesa en las Islas Malvinas.