DestacadoINTERNACIONALESMALVINASRECURSOS NATURALES

Legisladores de la provincia española de Galicia pide que el Estado asegure en la negociación del ‘brexit’ el acceso a caladeros británicos de Gran Sol y Malvinas

La preocupación española no se asemeja al desinterés del gobierno de Mauricio Macri, que no ha presentado ninguna estrategia con el propósito de reforzar el reclamo por la soberanía de las Islas, en momentos que la Unión Europea se encuentra en la etapa final de su separación con Gran Bretaña.

La Cámara gallega ha pedido este martes que el Estado asegure en las negociaciones sobre el ‘brexit’ el acceso a los caladeros británicos de Gran Sol y Malvinas. La propuesta surgió del bloque del partido popular, y emplaza al Estado a que se dirija al Parlamento Europeo y al Consejo Europeo para iniciar los trámites que supongan la negociación de un acuerdo pesquero con el Reino Unido que «impida que haya un vacío normativo-jurídico que lleve a un corte en el acceso pesquero a los caladeros de Gran Sol y Malvinas».

Y es que de concretarse lo que se denomina un “brexit duro” en el cual queden eliminados todos los acuerdos comerciales, fiscales, aduaneros y migratorios entre la Unión Europea y el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, la pesca y captura que se realiza en áreas que se encuentran en dominio británico se verán afectado y con ello, la economía gallega, que ya admitió que el sector pesquero equivale al 10 por ciento de su producto bruto interno.

Un ‘brexit’ «duro» pondría en riesgo algo más de 1700 puestos de trabajos de manera directa, la operación de 66 barcos y el desarrollo de la industria naval de 30 armadores, y de manera específica los 20 pesqueros que capturan en las islas Malvinas.