#SecuelasDeLaGuerraDestacadoMALVINASNACIONALES

A 37 años del fin de la guerra de Malvinas sigue sin saberse cuántos excombatientes se suicidaron

El Ejército contabiliza 38 suicidios de veteranos y la Armada, otros 14. La Fuerza Aérea dice que no cuenta con datos. Sin embargo, las estimaciones de los veteranos son mucho más altas: calculan entre 300 y 500 suicidios. Actualmente los veteranos cuentan con apoyo de Nación y provincias, pero destacan el abandono de los primeros años después del conflicto, informó el sitio web chequeado.com.

El lunes 14 de junio de 1982 la Argentina se rindió formalmente y así finalizó la Guerra de Malvinas, que había empezado 74 días antes, el 2 de abril. Además de los 649 argentinos que fallecieron durante la guerra, la cantidad de excombatientes que se quitaron la vida en los últimos años también es importante, aunque no hay datos oficiales sobre el tema, como se explicó en esta nota.

¿Qué datos hay sobre la problemática?

Inicialmente este medio consultó al Ministerio de Defensa de la Nación y al Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas y ambos respondieron que no tienen una cifra oficial. Sin embargo, cada fuerza tiene su propio registro, por lo que Chequeado realizó un pedido de acceso a cada una para acceder a esta información.

El Departamento Veteranos de Guerra de Malvinas del Ejército Argentino informó a Chequeado que en su registro existen 38 veteranos de guerra fallecidos por suicidio.

La Armada, por su parte, respondió al pedido de acceso que en su registro existe 14 veteranos fallecidos por suicidios.

Desde la Fuerza Aérea contestaron que la Dirección Malvinas e Islas del Atlántico Sur de dicha fuerza “no cuenta con la información requerida en razón de que solo se registra el fallecimiento y no la causa”.

Pero estos 52 suicidios informados por el Ejército y la Armada son ínfimos en comparación a las estimaciones de asociaciones de excombatientes, que aseguran que fueron entre 350 y 500 los veteranos que se quitaron la vida.

“Lamentablemente no existe hasta el momento un registro de la cantidad de compañeros que se han quitado la vida en estos 37 años. Podemos informarle aproximadamente 500 suicidios y al momento, más menos, unos 2.300 fallecidos post guerra, en su mayoría a causa de Malvinas”, aseguró a Chequeado Juan Carlos Sosa, secretario de la Federación de Veteranos de Guerra de la República Argentina.

En 2011, como se explicó en esta nota, ante los reclamos de grupos de excombatientes, el por entonces adjunto a cargo de la Defensoría del Pueblo de la Nación, Anselmo Sella, destacó que «la cantidad de soldados que fallecieron post conflicto a causa de suicidios es de tal magnitud que puede compararse la guerra y la posguerra». Sella señaló que había un gran número de exsoldados sin reconocimiento médico, “siendo esto un potencial de riesgo por la falta de tratamiento dadas las secuelas que pudieran padecer”.

En total la Argentina envió a más de 23 mil combatientes: la mayoría pertenecían a la Armada (10.600), seguida por el Ejército (10.300) y la Fuerza Aérea (2300). Además, participaron 200 efectivos de Gendarmería y Prefectura. De ese total, 649 no regresaron con vida. Casi la mitad murieron con el hundimiento del crucero General Belgrano. Además, fallecieron 255 británicos y 3 civiles isleños.

¿Qué apoyo existe para los veteranos?

En la actualidad, como se explicó en este artículo, más de 22 mil personas reciben una pensión vitalicia del Estado para ex combatientes de la guerra de Malvinas, equivalente a tres jubilaciones mínimas. De acuerdo con datos de la ANSES, la mayoría de sus beneficiarios son habitantes de la Provincia y la Ciudad de Buenos Aires, Córdoba, Corrientes y Chaco.

A las direcciones específicas de cada fuerza armada, se les suman las distintas asociaciones de veteranos y distintos programas nacionales y provinciales enfocados en los excombatientes.

Sosa explicó a Chequeado que actualmente los veteranos (y sus familiares) cuentan a nivel nacional con la cobertura de salud dentro del PAMI. Igualmente, destacó que hubo “muchos años de desatención económica y de salud”, sobre todo en los primeros años posteriores a la guerra, durante la década de los ‘80.

Además de la cobertura nacional, también hay programas provinciales. La Ciudad de Buenos Aires, por ejemplo, tiene desde 2006 un programa de salud específico para veteranos de guerra y a su grupo familiar, que funciona dentro del Hospital Municipal de Oncología María Curie.