COLUMNISTASDestacadoMALVINASNACIONALESOSCAR LEDESMA

9 DE JULIO DE 1982: EL DESFILE QUE NO FUE; NI SERÁ.

«Cuando uno no paga a término sus compromisos genera más deudas; cuando no cumple con sus obligaciones morales produce vacíos inmensos y mortales.»
 * Oscar Ledesma

Una jornada patria abusada de conveniencias, es una foto sepia en un álbum de recuerdos ajenos y lejanos. Nadie se olvida de los omnibus blindados de cortinas y la perversa intención de esconder los sobrevivientes, de invisibilizar los verdaderos rostros y guerreros que volvían del frente de batalla. De negarles esa comunión popular, genuina y sobradamente merecida de abrazar a su pueblo, la patria amada, su cielo y las sinceras miradas.

La posguerra ya comenzaba su demencial y eterna cacería de lo genuino y verdadero, en favor de los falsarios, hipócritas y manipuladores cobardes de gala e intelectuales de conventillos devenidos en políticos, del recién nacido imperio de la amnesia y la venganza.

Nada cambió con los años, con las décadas ni siquiera de siglo, se fueron perfeccionando en olvidos y doctorando en excusas ridículas, así también en películas de asco y series de televisión sobre el paroxismo de lo patético.

Nadie dudó en ir al frente, pero no por ellos, sí por su amado pueblo.

No cabe duda que lo que no se hizo en su momento, jamás podrá enmendarse, como tampoco que desfilar en presente será una caminata colmada de ausentes.

Cada uno con su conciencia y sus méritos, lo demás es cuestión de ópticas o conveniencias.

* Oscar Ledesma es, además de escritor y poeta, soldado combatiente de Malvinas e integrante del Regimiento de Infantería 25. Por su actuación en la batalla de Darwin, fue galardonado con el rango de héroe de guerra, otorgándosele la medalla “Al esfuerzo y abnegación”.