DestacadoMALVINASNACIONALESRECURSOS NATURALES

La petrolera británica Rockhopper solicitó financiamiento por 400 millones de dólares para la explotación del yacimiento León Marino al norte de las Islas Malvinas

Según informó la agencia de noticias argentinas TELAM, la compañía británica Rockhopper Exploration PLC informó hoy que presentó una solicitud de préstamo por 400 millones de dólares a «posibles prestamistas senior» para el financiamiento del proyecto de producción del yacimiento hidrocarburífero de “clase mundial” León Marino (Sea Lion), en la Cuenca Norte de las Islas Malvinas. Se trata de la misma empresa y el mismo proyecto autorizado por el gobierno colonial británico que usurpa las islas, sobre el cual en 2015 la exjueza federal de Río Grande, Lilian Herráez; penalizó y librando embargos por más de 150 millones de dólares, que la cancillería macrista no ejecutó por tecnicismos absurdos.

«En caso de que la solicitud sea bien recibida, anticipamos pasar a una fase de debida diligencia (análisis previo a la operación) y documentación detallada del prestamista durante el cuarto trimestre de 2019», señaló Sam Moody, CEO de Rockhopper; relata TELAM.

Según un comunicado emitido en Londres, el Memorando de Información Preliminar (PIM, por su sigla en inglés) presentado a los eventuales financistas está respaldado «por un conjunto integral de informes de expertos independientes que cubren toda la gama de aspectos técnicos, de reservorios, HSSE (medio ambiente y seguridad), legales y fiscales del proyecto Sea Lion».

Por violación a las leyes ambientales y al código aduanero, la sentencia de la Jueza Herráez, hizo caer las acciones de la petrolera y alejó a los inversores que había reunido entre 2014 y 2015.

En junio de 2015, la jueza dictó medidas cautelares y ordenó embargos internacionales de bienes por un monto de 156.4 millones de dólares, el secuestro de estructuras móviles, plataformas sumergibles y semi-sumergibles, y otros bienes, sobre la cual la cancillería debía enviar exhortos internacionales. Sin embargo, la cancillería luego de 2 años remitió nuevamente la documentación al juzgado, aduciendo que la sentencia contenía conceptualizaciones que antes de fijar la posición de pertenencia argentina sobre las islas, las deslegitimaba.

“La jueza no redactó, las Islas Malvinas Argentinas o nuestras Malvinas” -refirieron las autoridades de la Subsecretaría Malvinas de la Cancillería en julio de 2018- solo puso “las Islas Malvinas” o “Malvinas”. Por ese motivo devolvieron el expediente. No bien asumió en junio de este año la Jueza reemplazante de Herráez, Mariel Borruto; se comprometió a reimpulsar la causa.

A un paso de los 400 millones de dólares

Como parte del proceso de presentación del Memorando de Información Preliminar, los prestamistas designaron asesores técnicos, incluidos asesores financieros y legales, indicó Rockhopper, quien encara el proyecto junto a la firma también británica Premier Oil. Empresa también alcanzada por la sentencia de Herráez.

La presentación del Memorando, que inicialmente se programaba para el segundo trimestre de este año, «marca un hito material en el proceso de financiación del proyecto para el desarrollo de Sea Lion», remarcó Moody.

Según Rockhopper, los contratistas del proyecto ya acordaron proporcionar hasta US$ 400 millones en fondos para el proyecto.

En agosto de 2017, la petrolera ya había gestionado un prestado al gobierno ingles de US$ 800 milllones, que estos otorgan para “ayudar a las compañías británicas a aprovechar oportunidades en el extranjero”, informó por esos días el Cronista Comercial.