COLUMNISTASDestacadoMALVINASNACIONALESTIERRA DEL FUEGOTONY LÓPEZ

Ley Gaucho Rivero: Cumplirla o derogarla

“La justicia federal rechazó la apelación al amparo de Melella por la concesión macrista que otorga áreas petroleras en Malvinas a empresas británicas”, tituló Agenda Malvinas. “Los jueces consideraron que los hechos denunciados no evidencian ilegalidad manifiesta, que las circunstancias denunciadas exceden la estrecha vía del amparo y que, en su caso, el actor deberá iniciar un proceso de impugnación del acto administrativo de adjudicación que le permita mayor amplitud para producir prueba al respecto”, describe el sitio de información web.
* “Tony” López 

 

Ante los conceptos de este fallo, corresponde realizar una Denuncia Penal, en el mismo Juzgado Federal de Río Grande.

Objeto:

Promover denuncia penal por los delitos de Abuso de Poder, Incumplimiento de Deberes de Funcionario Público y Asociación Ilícita.

Hay Abuso de Poder cuando el Gobierno Nacional ignora y promueve la violación de las leyes provinciales GAUCHO RIVERO y de la Constitución Nacional, en la Concesión de Áreas Petroleras en la Cuenca Malvinas.

Hay Incumplimiento de Deberes de los funcionarios del Gobierno Provincial y debemos presumir la existencia de una Asociación Ilícita entre los que han permitido que los “hitos jurídicos” de la “descolonización de la Cuenca Malvinas” hoy sean variables comerciales en beneficio del usurpador y sus socios locales.

 

Hechos:

En 2011 Buques y helicópteros ingleses que participaban de una exploración, autorizada por el gobierno nacional en áreas petroleras de la Cuenca Malvinas, fueron repudiados y expulsados de los puertos de Campana, Montevideo (ROU), Buenos Aires, La Plata, Berisso y Ensenada, Mar del Plata, Puerto Madryn, Comodoro Rivadavia, Puerto Deseado y Río Grande.

Cuando se retiraron, estos buques que en general eran armados y tripulados por miembros de la Task Force británica de 1982, decidimos promover la sanción de una ley que le diera rango jurídico a la voluntad popular y patriótica.

Una ley que se inspiró en la ley nacional de protección de los recursos naturales de la Cuenca Malvinas de 1975 y que sería reglamentaria de la Disposición Transitoria Primera de la Constitución Nacional: «La Nación Argentina ratifica su legítima e imprescriptible soberanía sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur y los espacios marítimos e insulares correspondientes, por ser parte integrante del territorio nacional. La recuperación de dichos territorios y el ejercicio pleno de la soberanía, respetando el modo de vida de sus habitantes y conforme a los principios del Derecho Internacional, constituyen un objetivo permanente e irrenunciable del pueblo argentino.»

En Julio de 2011 se produjo un hecho inédito en la breve historia de la Provincia de Tierra del Fuego. Gobernantes y pueblo de toda la provincia confluyeron en el Monumento a Malvinas de Ushuaia para reafirmar las resoluciones del Consejo Deliberante de Río Grande, del intendente de Ushuaia y de la Comuna de Tolhuin con “una ley que prohibiera el amarre o abastecimiento de los buques al servicio de la usurpación británica de las Islas Malvinas”.

 

Prueba:

La LEY Nº 852/11, conocida como LEY GAUCHO RIVERO, consta de 3 artículos:

Artículo 1°. Reafírmanse los imprescriptibles derechos sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sándwich del Sur y sus espacios marítimos circundantes como parte integrante del Territorio de la Provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur conforme lo estipula la Ley nacional 26.552.

Artículo 2°.- Prohíbase la permanencia, amarre o abastecimiento u operaciones de logística en territorio provincial de buques de bandera británica o de conveniencia, que realicen tareas relacionadas con la exploración, explotación de recursos naturales, buques militares, dentro del ámbito de la cuenca de las Islas Malvinas sobre la plataforma continental argentina.

Artículo 3°.- Comuníquese al Poder Ejecutivo.

 

El 28 de febrero de 2012, a mi solicitud y la de un grupo de dirigentes sociales y gremiales que acompañaron, la gobernadora Fabiana Ríos comunicó al Canciller argentino Héctor Timerman y al director del Puerto de Ushuaia, que a partir de ese momento se rechazaba el arribo o despacho de buques comprendidos en la prohibición de la ley provincial Gaucho Rivero. Star Princess, Adonia y Balmoral fueron las primeras cancelaciones de Puerto.

Artículo 126 CN: “Las provincias no ejercen el poder delegado a la Nación. No pueden celebrar tratados parciales de carácter político; ni expedir leyes sobre comercio, o navegación interior o exterior; ni establecer aduanas provinciales; ni acuñar moneda; ni establecer bancos con facultades de emitir billetes, sin autorización del Congreso Federal; ni dictar los Códigos Civil, Comercial, Penal y de Minería, después que el Congreso los haya sancionado; ni dictar especialmente leyes sobre ciudadanía y naturalización, bancarrotas, falsificación de moneda o documentos del Estado; ni establecer derechos de tonelaje; ni armar buques de guerra o levantar ejércitos, salvo el caso de invasión exterior o de un peligro tan inminente que no admita dilación dando luego cuenta al Gobierno federal; ni nombrar o recibir agentes extranjeros”.

La magnitud del acto de la gobernadora sólo tuvo antecedente en la expulsión del embajador británico y el uso de la Fuerza Naval contra la llamada “Misión Shackleton” en Malvinas, iniciada por la Corona Inglesa el 3 de enero de 1976 y concluida ese 4 de febrero, bajo la presidencia de María Estela Martínez de Perón.

La LEY GAUCHO RIVERO fue replicada y aplicada en las otras cuatro provincias atlánticas argentinas. (El 12 de marzo de 2014 en el Puerto de Buenos Aires, el buque que transportaba al Lord Mayor del Almirantazgo Alan West, fue conminado a arriar la bandera del Reino Unido o abstenerse de navegar la Cuenca Malvinas).

El 27 de noviembre de 2012, la Asamblea General de la Organización Marítima Internacional OMI, en Londres, rechazó la protesta del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda, para nosotros Corona Genocida de Inglaterra, por las restricciones a la navegación en la Cuenca Malvinas, de sus embarcaciones y navíos comerciales y militares, aplicada también por países de la UNASUR. Por abrumadora mayoría, se respaldó el uso de leyes como “legítima herramienta de defensa contra la usurpación británica y el saqueo de los recursos naturales”.

Otros actos jurídicos que deben considerarse “hitos de la descolonización”:

En 2003 el presidente Néstor Kirchner recuperó el control del Espacio Aéreo sobre la Cuenca Malvinas.

En 2007 el Canciller Taiana protestó en Londres los “Acuerdos de Cooperación en Pesca y Petróleo en Malvinas” del presidente Menem en 1995.

En 2010 la presidenta Cristina Fernández de Kirchner tomó el control del Espacio Marítimo de la Cuenca Malvinas (Decreto 256/10).

En diciembre 2011 la Asamblea de la UNASUR en Montevideo declaró la ilegalidad de la bandera colonial de UK Falkland Malvinas y algunos buques en infracción fueron expulsados de la República Oriental del Uruguay.

Al igual que los mencionados ACTOS de gobierno, las LEYES GAUCHO RIVERO, constituyen “las Cadenas de Obligado del siglo XXI”, describió la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner en 20 de noviembre de 2012.

La DISPOSICIÓN TRANSITORIA PRIMERA DE LA CONSTITUCIÓN NACIONAL y las LEYES GAUCHO RIVERO y demás restricciones al comercio y la navegación pierden su valor y se vuelven en contra del propio enunciado, cuando el relato no se ajusta a la realidad. El bloqueo indiscriminado y el aislacionismo sólo benefician a Inglaterra.

No olvidemos que, en noviembre de 2014, un grupo de provocadores británicos de la BBC fueron evacuados desde Ushuaia a Chile, por fuerzas de seguridad que los llevaron por los fondos del Lago Fagnano. En Río Grande, en la rotonda de la ruta 3, miles de personas esperaban, con bidones de nafta, la llegada de los provocadores al grito de: “vamos a prenderles fuego vivos a esos hijos de puta de los ingleses”.

En resumen:

Hay que cumplir la ley o derogar la ley.

Si no se cumple la ley, volveremos a bloquear los puertos, está vez, amparados por la ley.

Si a pesar de los bloqueos los gringos bajan, será bueno que el gobierno esté preparado para evacuarlos…

* Juan Antonio Franklin “Tony” LÓPEZ, es periodista, navegante y miembro fundador de Resistencia Malvinas