DestacadoMALVINASNACIONALESRECURSOS NATURALES

Con la complicidad de Bertone, Macri colaborará con Gran Bretaña para garantizarle científicamente la calidad y cantidad del recurso pesquero que el usurpador luego vende y saquea en Malvinas

Reeditando las políticas de seducción del menemismo de la década de 1990 y confirmando una vez más el cumplimiento del plan ejecutivo del ACUERDO FORADORI DUNCAN, el gobierno de Mauricio Macri ordenó que el buque argentino Angelescu ingrese con científicos argentinos e ingleses a la zona de exclusión y militarizada por Gran Bretaña en torno a las Islas Malvinas, para estudiar y conocer la calidad, la cantidad y capacidad extractiva de la merluza polaca. La información será luego utilizada por los usurpadores, para darle valor a las licencias de pesca que vende a empresas propias y de otras naciones. Una situación escandalosa sobre la cual el gobierno de Tierra del Fuego, de Rosana Bertone, no asume ningún tipo de responsabilidad.

Sin referirse al significado que tiene, que un buque argentino con científicos argentinos e ingleses a bordo, ingrese a la zona de exclusión de 150 millas fijadas unilateralmente por el Reino Unido de Gran Bretaña en torno a las Islas Malvinas posterior a la guerra de 1982, y que el objetivo sea que el Estado Nacional colabore con investigaciones de máximo rigor que le permitirá al usurpador poseer información certificada de la calidad, cantidad y capacidad extractiva de la “merluza polaca”; INFOBAE tituló el sábado: Malvinas: Argentina y Gran Bretaña realizarán un operativo científico en aguas bajo disputa”.

La información publicada por el medio, indica que “se trata de un operativo que se realizará con el buque Víctor Angelescu, del Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero de la Argentina (INIDEP); donde a bordo partirán unos 14 científicos de Gran Bretaña y de nuestro país. La expedición comienza el 9 de septiembre en las aguas cercanas a las Malvinas, que se encuentran en disputa y están bajo vigilancia de la flota militar británica”. Pero sin hacer mención que ello se produce en contexto de los compromisos que aceptó el gobierno del presidente Mauricio Macri con Inglaterra, en el ACUERDO FORADORI DUNCAN de septiembre de 2016 donde “se acordó adoptar las medidas apropiadas para remover todos los obstáculos que limitan el crecimiento económico y el desarrollo sustentable de las Islas Malvinas, incluyendo comercio, pesca, navegación e hidrocarburos”. Islas, que como se sabe, fueron despojadas a la Argentina por los ingleses, en enero de 1833.

“Por primera vez después de más de 20 años, la Argentina y Gran Bretaña realizarán un operativo científico conjunto en aguas en disputa alrededor de las islas Malvinas para evaluar la capacidad de extracción de la denominada merluza polaca y hacer un análisis de su reproducción hasta la actualidad”, cita el medio como hecho auspicioso, en consonancia con un funcionario del gobierno del cual no dan nombre, que para INFOBAE explicó: «Este operativo científico conjunto en aguas en disputa será una muestra más de la necesidad de avanzar en un diálogo maduro con Gran Bretaña bajo el paraguas de la discusión de la soberanía de las Malvinas».

INFOBAE sí recuerda, que “desde los años 90 no se realizaba un operativo científico conjunto en la zona de disputa de las Malvinas. Esto fue durante la gestión de Carlos Menem, cuando el entonces canciller Guido Di Tella llevaba adelante una política de acercamiento a los isleños”. Pero omite que ello fue como consecuencia, de los perversos TRATADOS DE MADRID I y II, que de manera secreta y sin pasar por el Congreso de la Nación, el riojano firmó con los ingleses en la capital española en 1989 y 1990.

“Durante los gobiernos kirchneristas no hubo operativos conjuntos y recién en los últimos tres años se empezó a hacer incursiones de evaluación del calamar illex, pero en aguas fuera de la zona de exclusión británica”; explica la nota que lleva la firma de Martín Dinatale, en la cual no se hace referencia del malestar y las serias críticas formuladas por los propios científicos del INIDEP, en cuando a las decisiones políticas del macrismo que lleva al organismo a tomar acciones totalmente contrarias a los objetivos fundacionales de preservar los recursos pesqueros argentino.

El buque Angelescu navegará durante una semana en la zona al norte de Malvinas entre 48° S y 49° S (200 y 1000 m) y en otra área al oeste de las islas, donde la merluza polaca se encuentra a profundidades superiores a los 100 metros.

La época reproductiva de esta especie se sitúa entre los meses de agosto y octubre, al sudeste de las Islas Malvinas. Los científicos argentinos y británicos buscarán determinar la cantidad de esta variedad de peces que se encuentra en la zona para evaluar la depredación que sufrió en los últimos tiempos y hacer proyecciones hacia el futuro.

El buque Angelescu pertenece al Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero argentino y tiene una capacidad de 14 tripulantes y 17 científicos

Nada dice INFOBAE, u omite de manera ex profeso; que la información que se elaborará como consecuencia de esa investigación le permitirá al gobierno ilegítimo británico que usurpada Malvinas, ponerle valor a las licencias pesqueras que venden a empresas propias y de otras naciones. Las cuales, como informó AGENDA MALVINAS en marzo, alcanzó en número de 105.

“Los detalles de la campaña científica que se realizará en aguas en disputa se terminaron de cerrar hace 10 días en Buenos Aires durante una nueva reunión del Subcomité Científico de la Comisión de Pesca del Atlántico Sur (CPAS) establecida por la Declaración Conjunta del 28 de noviembre de 1990. Allí participaron funcionarios y científicos de la República Argentina y el Reino Unido”, recuerda el medio de prensa.