DestacadoMALVINASNACIONALESRECURSOS NATURALES

El buque científico argentino Víctor Angelescu navega por el área de exclusión británica de Malvinas colaborando con el estado usurpador para cuantificar calidad y cantidad del recurso pesquero

Desde el pasado miércoles 4 de septiembre, el buque Víctor Angelescu del Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero; navega con científicos argentinos y británicos rumbo a Malvinas. Allí realizará una campaña conjunta para investigar la cantidad y calidad de cinco especies dentro del área de control militar y explotación económica exclusiva británica de 200 millas en torno a las islas. La información le permitirá darle valor a las licencias de pesca que luego venden los colonos ingleses que usurpan el territorio insular de la Nación. Al igual que el nuevo vuelo que conectará San Pablo con Malvinas, la actividad es parte del Acuerdo Foradori Duncan firmado entre el gobierno del presidente Macri y el Reino Unido el 13 de septiembre de 2016, con la anuencia de la gobernadora fueguina Rosana Bertone.

Acelerando el proceso de dominación británica al que el gobierno del presidente Mauricio Macri sometió a la Nación con relación a las Islas Malvinas a través del Acuerdo Foradori Duncan; de manera oficial el Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero, INIDEP; dio información sobre la campaña del buque Víctor Angelescu que se lleva adelante en el marco del “Subcomité Científico de la Comisión de Pesca del Atlántico Sur” argentino británico reactivado en mayo de 2018 luego de 14 años de suspensión.

Se trata de una unidad de trabajo conformada por el Reino Unido de Gran Bretaña, los colonos ingleses en Malvinas y la Cancillería Argentina, cuyo fin ulterior es otorgarle al estado usurpador datos de máximo rigor con relación a la calidad y cantidad del recurso pesquero existe en nuestros mares australes, que son utilizados por los británicos para ponerle precio a las licencias pesqueras que venden al mercado mundial.

En esta oportunidad, con un agregado; el buque navegará dentro de la zona de exclusión de 200 millas impuesta por el Reino Unido como consecuencia de la guerra de 1982. Medida unilateral que luego fue aceptada por la Argentina mediante los Tratados de Madrid I y II, firmados en secreto por el gobierno de Menem con Gran Bretaña, dando fin a las hostilidades y retomando las relaciones diplomáticas.

Según el comunicado de INIDEP, la campaña denominada “Estimación acústica de la biomasa del stock reproductivo de polaca (Micromesistius australis)” tendrá una duración aproximada de 20 días y el área de estudio se encuentra limitada entre las latitudes 51° S y 53° S y longitudes 57° W y 62° W. Por Argentina, participarán 14 investigadores y técnicos del INIDEP y 2 del Reino Unido.

Los objetivos principales del crucero científico son los de estimar la abundancia de la población reproductiva de polaca; mejorar el conocimiento de los aspectos reproductivos y biológicos de dicha especie y verificar la deriva de las primeras etapas de desarrollo (huevos y larvas tempranas) en el área al sur del estrecho de San Carlos.

De manera engañosa, el nombre de la campaña no hace mención a la amplitud de los estudios estadísticos. Los científicos también trabajarán para identificar la distribución y calcular la abundancia relativa de otras especies de peces, como merluza de cola (Macruronus magellanicus), merluza negra (Dissostichus eleginoides), bacalao criollo (Salilota australis), Nototenia (Patagonotothen ramsayi); recolectar muestras biológicas de diferentes especies de peces (longitud, peso, sexo, etapas de madurez); obtener parámetros ambientales (temperatura, salinidad, clorofila a) para elaborar un diagnóstico oceanográfico del área de investigación y recolectar muestras de bentos para analizar su composición.

Se trata del segundo crucero científico conjunto de este año costeado por el Estado Nacional en aguas de Malvinas, acordado por la del Subcomité Científico de la Comisión de Pesca del Atlántico Sur, el cual había sido disuelto en 2004 por Néstor Kirchner y reactivado en 2018 por Mauricio Macri.