#BertoneEsMacriDestacadoEDITORIALESMALVINASNACIONALESTIERRA DEL FUEGO

Repensar Malvinas más allá de Macri, Argüello y Bertone

La presencia del excanciller Rafael Bielsa en Tierra del Fuego para hablar de Malvinas, no deja dudas que el Partido Justicialista convalida el descarado acompañamiento que Rosana Bertone y Jorge Argüello le hace a la política de entrega de soberanía a Gran Bretaña que viene ejecutando con precisión milimétrica el gobierno de Mauricio Macri. Los mismos que mediante un Proyecto de Ley, quisieron legitimar los Tratados de Madrid y el Acuerdo Foradori Duncan, plantean ahora “repensar una nueva estrategia nacional para Malvinas”. Una realidad que deberá asumir la Nación y en especial el Gobernador electo Gustavo Melella, si se quiere revertir 30 años de concesiones diplomáticas a los ingleses a través de pactos que nunca tuvieron aprobación parlamentaria.

Convocado por el Secretario de Estado para la Representación Oficial de la Cuestión Malvinas de Tierra del Fuego, Jorge Argüello; y la gobernadora de esta provincia, Rosana Bertone; en las próximas horas, el excanciller Rafael Bielsa participará en Ushuaia, de una charla donde se abordará el primer acuerdo que el 19 de octubre 1989, inició el proceso que puso fin a las hostilidades entre Argentina y Gran Bretaña como consecuencia de la guerra de 1982.

Este pacto diplomático, conocido como Tratado de Madrid I y el segundo del 15 de febrero de 1990, Madrid II; son las bases donde se asienta la mayor entrega de soberanía con relación a la Cuestión Malvinas, y la demostración absoluta de cómo un gobierno, el de Carlos Menem; violando la constitución y las leyes de la Nación, sometió al País a la voluntad colonizadora de Gran Bretaña.

La charla no abriría ningún interrogante, si Argüello y Bertone no hubieran impulsado y presentado en el Congreso, en febrero de este año; la publicitada Ley Malvinas. Proyecto que pretende o pretendió legitimar los Tratados de Madrid y el Acuerdo Foradori Duncan, legislando hacia adelante; repitiendo lo que la Constitución de la Nación ya ordena y exige, en cuanto a que el Poder Ejecutivo no puede firmar, acordar, pactar o convenir ningún tratado internacional, sin participación del Congreso. Cuestión absolutamente inexistente en todas las ocasiones, bajo los gobiernos de Carlos Menem y de Mauricio Macri.

De tal manera, que la charla la impulsen los mismo que pretendieron proteger legislativamente lo que nunca pasó por el Congreso, no solo hace ruido por todos lados, sino además enciende alertas rojas respecto al rumbo que podría tomar la Cuestión Malvinas en un posible gobierno del Justicialismo, quien evidentemente apañan -con la presencia de Rafael Bielsa en Tierra del Fuego- el descaro de Argüello y Bertone, luego de haber sido total y absolutamente funcionales al gobierno de Mauricio Macri.

Sin embargo, lo que podría ser solo una especulación periodística, aparece reflejado en el documento elaborado y difundido recientemente por el Partido Justicialista, titulado “aportes de equipos técnicos de la unidad”, donde no solo no aparece reflejado el compromiso asumido en agosto por el candidato a presidente del Frente de Todos, Alberto Fernández; con el gobernador electo de Tierra del Fuego, Gustavo Melella; en cuanto a denunciar o derogar los Tratados de Madrid y el Acuerdo Foradori Duncan, sino que, además; solo propone, siempre hablando sobre la Cuestión Malvinas (página 103); establecer un mecanismo de diálogo interpartidario que permita desarrollar una estrategia consensuada que incluya a referentes de política exterior de las principales fuerzas políticas, así como académicas y académicos y analistas”.

De tal manera, “repensar una nueva estrategia nacional para Malvinas”, nunca podría ser con los mismos actores que convalidaron y acompañaron las escandalosas políticas de entrega del macrismo plasmadas en un pacto ilegítimo e ilegal como lo es el Acuerdo Foradori – Duncan que llevó a la Nación, a “adoptar las medidas apropiadas para remover todos los obstáculos que limitan el crecimiento económico y el desarrollo sustentable de las Islas Malvinas, incluyendo comercio, pesca, navegación e hidrocarburos” a favor de Gran Bretaña y sus colonos que usurpan nuestras islas.

A tan solo 17 días de las elecciones generales, Argüello ensaya pasos de baile para suceder a Jorge Faurie al frente de la Cancillería, mientras Rosana Bertone busca garantizarse inmunidad parlamentaria como Diputada Nacional.