DestacadoMALVINASNACIONALESRECURSOS NATURALES

A DÍAS DE LAS ELECCIONES PRESIDENCIALES: Cancillería envió pedidos de abstención a las petroleras Rockhopper y Premier Oil por sus planes de explotación ilegal al norte de Malvinas

Transcurridos más de  4 años de abierta una causa penal federal contra las empresas británicas Rockhopper y Premier Oil, quienes se disponen a iniciar la explotación de un yacimiento hidrocarburífero de clase mundial al norte de las islas Malvinas con licencia Kelpers al que denominan Sea Lion; la cancillería argentina le solicitó a dichas petroleras “se abstengan de financiar o participar de tales actividades, que están sujetas a acciones legales administrativas y judiciales, conforme la normativa argentina”, pero sin dar cuenta de los exhortos que en junio de 2015, la ex jueza federal de Río Grande, Lilian Herráez, le remitió a esa cartera ministerial, para que desde ahí se libraran embargos por 156 millones de dólares y ordenes de secuestros de equipos y plataformas petroleras. Una pantomima de rigor, a días de las elecciones presidenciales donde la Cuestión Malvinas logró por primera vez introducirse desde 1983, con un grado de relevancia.

A través de la Información para la Prensa N° 338/19, publicada el pasado miércoles 9, la cancillería argentina de la era Macri, comunicó que “ante los anuncios de las empresas “Rockhopper PLC” y “Premier Oil PLC”, en relación con el yacimiento de hidrocarburos denominado “Sea Lion” y la empresa “Argos Resources”, titular de la “licencia” PL001, adyacente a dicho yacimiento, la República Argentina recuerda que tales empresas se encuentran operando en la plataforma continental próxima a las Islas Malvinas, sin contar con la autorización del Gobierno argentino”.

Por tal motivo y aunque dejó pasar más de cuatro años de iniciada la Causa  Penal Federal N° 5183/15; instó “a las empresas referidas y a otras entidades para que se abstengan de financiar o participar de tales actividades, que están sujetas a acciones legales administrativas y judiciales, conforme la normativa argentina”.

De tal manera, a través de la embajada argentina en Londres, se envió a las petroleras nota formal de “desestimo”; informaron ayer a AGENDA MALVINAS desde el área de prensa de la Cancillería.

La información que está cargada en el sitio web del Ministerio de Relaciones Exteriores que conduce el canciller Jorge Faurie, indica que “las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sándwich del Sur y los espacios marítimos circundantes forman parte integrante del territorio nacional argentino y son objeto de una disputa de soberanía entre nuestro país y el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, que ha sido reconocida por la Resolución 2065 (XX) y concordantes de la Asamblea General de la ONU”.

Resaltando, además; que “la realización de actividades de exploración y explotación de hidrocarburos en el área en disputa, sin la correspondiente autorización del Gobierno argentino, constituyen actos unilaterales contrarios al derecho internacional, tal como lo refleja la Res. AGNU 31/49 que insta a ambas partes de la disputa a abstenerse de introducir modificaciones unilaterales en la situación de las Islas, mientras estén pendientes las negociaciones recomendadas por Naciones Unidas”. Aspectos centrales y medulares, que el gobierno del presidente Mauricio Macri, no solo dejó pasar, sino que además fomentó a través del Acuerdo Foradori-Duncan, que facilita el afianzamiento colonial británico en Malvinas, sin abrir una instancia de dialogo bilateral por la soberanía de las islas.