#NiIndustriaNisoberaniaDestacadoMALVINASNACIONALESRECURSOS NATURALESTIERRA DEL FUEGO

Rosana Bertone boicotea de manera anticipada la participación de empresas chinas en la industrialización de los hidrocarburos fueguinos

Envalentonada con la cercanía que tiene con una parte del entorno del presidente electo Alberto Fernández, Rosana Bertone amenaza con hacer naufragar la posibilidad que el gobierno de Gustavo Melella, industrialice los hidrocarburos fueguinos. Y como una embajadora de Donald Trump hace elucubraciones sobre los potenciales peligros de inversiones chinas en el Atlántico Sur, luego de haber acompañado durante cuatro años, todas las políticas de entrega petrolera del macrismo hacia empresas ligadas a capitales británicos y estadounidenses. El descaro de una gobernadora que no posee reparos en atentar contra la autonomía de la provincia que aún tiene la responsabilidad de conducir hasta el 17 de diciembre.

Sin conocerse cual es el plan energético e hidrocarburífero que está desarrollando el gobernador electo Gustavo Melella, la gobernadora saliente Rosana Bertone ya avisa que hablará “con el presidente electo Alberto Fernández para que no se reedite el convenio chino en Tierra del Fuego”, intentando estigmatizar hacia el futuro, la posibilidad que cualquier proceso licitatorio de la cual participen empresas de ese país asiático.

Las declaraciones de Bertone colisionan con la representación que desempeña, toda vez que estando aún en ejercicio del Poder Ejecutivo provincial, formula amenazas a los derechos constitucionales de federalismo de la Tierra del Fuego. “Bertone adelantó la decisión de hablar con el presidente electo Alberto Fernández para que no se reedite el convenio chino en Tierra del Fuego”, dice el diario Provincia 23 de Río Grande, en una extensa entrevista publicada el pasado viernes 22.

Sin embargo, nada dijo -ni el medio le preguntó-; respecto a las relaciones carnales de su gobierno con la gestión del presidente Mauricio Macri. Sobre todo, con el ministro de Energía Juan José Aranguren, a quien en 2017, declaró “Ciudadano Ilustre”; en el mismo momento que este producía el mayor aumento de precio de los combustibles de la historia de la Argentina.

Jugando a la rayuela con su propia historia reciente, Rosana Andrea Bertone tampoco mencionó su cercanía con los que sucedieron a Aranguren (Javier Iguacel y Gustavo Lopetegui) y que ejecutaron el plan de entrega de hidrocarburos a capitales británicos y estadounidenses, a través de la Licitación Internacional Costa Afuera N° 1 de octubre de 2018.

“Con el convenio chino también tenemos la posibilidad de hacer una buena defensa judicial y esperemos que no retornen este tipo de proyectos con empresas que no tienen capacidad jurídica ni económica. Nosotros hemos visto la experiencia argentina en el caso de China y las únicas obras que se pudieron llevar adelante fueron las represas y algún trabajo en minería en San Juan. El resto no avanzaron”, destaca como declaración textual el medio.

Las declaraciones de la gobernadora van más allá del desarrollo energético que ello nunca encaró y que entregó al sector privado monopólico, luego de negarse rotundamente a impulsar una Ley Provincial de Hidrocarburos que les diera a los fueguinos la autonomía necesaria para decidir su futuro energético. Por el contrario, Bertone permitió de los Aranguren, Iguacel, Lopetegui y compañía, manejaran a su antojo el recurso más importante que sustenta los ingresos del estado.

Convertida en una ferviente “donaldtrumpista”, Bertone también ve en las empresas de China posibles nuevos colonizadores o estados usurpadores en el Atlántico Sur. Pero sin ninguna mención a su corresponsabilidad respecto a las políticas de entrega de soberanía con relación a la Cuestión Malvinas a favor de Gran Bretaña, a las que se sometió Mauricio Macri.

“No soy negada a que haya inversiones extranjeras en nuestro país, pero esta es una zona en conflicto por la soberanía en las Islas Malvinas, y agregar potencias que quieran manejar el recurso de nuestros hidrocarburos, de nuestros puertos, de la Antártida, son situaciones que nos quitan como país la discusión de nuestra soberanía. Seguramente de esto voy a charlar en un futuro con el presidente electo Alberto Fernández”, dijo la mandataria que perdió su posibilidad de reelección por el 13 por ciento de los votos, frente a Gustavo Melella, y que ahora quiere o aspira a convertirse como Macri, en jefa de la oposición.