#IntegraciónSoberanaDestacadoNACIONALESTIERRA DEL FUEGO

La transbordadora chilena Austral Broon se inmiscuye en un Asunto de Estado de la Nación, al opinar sobre el Cruce por Aguas Argentinas

Luego de 50 años de reclamos y 8 de vigencia de la Ley Nacional N° 26.776, es la primera vez que la empresa que presta servicios de balseo en jurisdicción chilena -paso obligado de los argentinos para unir ambas márgenes del Estrecho de Magallanes-; rompe el silencio y expresa opinión frente a un cambio de gobierno nacional y provincial que pone nuevamente en agenda el proyecto de Cruce por Aguas Argentinas. Las declaraciones de su Gerente General, demuestra el nerviosismo propio de quienes advierten la posibilidad de estar al frente de la desaparición de la ´gallina de los huevos de oro´ a los que los argentinos le otorgan ganancias anuales en el orden de los 32 millones de dólares.

El pasado viernes 7, el diario magallánico La Prensa Austral de Punta Arenas (Chile), publicó una nota donde el gerente general de la Transbordadora Austral Broon S.A. (TABSA),Alejandro Kusanovic; se refería a la información oficial emitida por la gestión que encabezan Gustavo Melella y Mónica Urquiza, en cuanto a que; en la reunión mantenida por el gobernador con el Ministro de Transporte de la Nación Mariano Meoni, abordaron la necesidad de concretar la integración soberana entre el área nacional continental y la Isla Grande de Tierra del Fuego, para unir por aguas jurisdiccionales de la Argentina, la boca oriental del Estrecho de Magallanes.
En el artículo, el medio indica que el anuncio causó “sorpresa”, frente al hecho que los fueguinos argentinos, retomen la iniciativa de “reflotar el anhelado plan de conexión de Tierra del Fuego por territorio y mar transandinos”. Y para ello, entrevistaron al gerente general de la Transbordadora Austral Broon S.A. (TABSA), Alejandro Kusanovic, quien brindó opinión sobre un asunto de Estado del país vecino y evidentemente, de vital interés o peligrosidad para los intereses comerciales que el representa.
En su análisis a la prensa, Kusanovic explicó que Argentina ha tenido varios proyectos de cruces en la boca oriental del estrecho” de Magallanes. Por lo que “si bien es cierto que se puede hacer”, ese cruce queda “expuesto a las inclemencias del mar abierto”, con costos “mucho mayores” y en un “trayecto es mucho más largo”.
Por lo tanto, para el ejecutivo, los argentinos “prácticamente no pueden competir con el cruce (chileno) de Primera Angostura”. Descalificando a la información oficial del gobierno fueguino, como un caballito de batalla’ de la política fueguina y nacional.
“No quiero ponerle nombre al anuncio argentino, pero la mejor manera de cruzar el estrecho es por Punta Delgada. Además, que el camino (la ruta CH257) está pavimentado hasta la frontera argentina. Hay que recalcar que entre el 70% y el 80% de los usuarios del cruce en Punta Delgada son argentinos”, sinceró a medias Alejandro Kusanovic.
El directivo de la transbordadora evade, pasa por alto exprofeso o desconoce (asunto poco probable), que el proyecto de Cruce por Aguas Argentinas, no solo se sostiene ante la existencia de la Ley Nacional N° 26.776 que establece como “Política de Estado” de la Nación, la integración de la Tierra del Fuego con continente; sino, además, porque la libre circulación dentro del territorio, es un derecho tutelado por la Constitución Argentina.
Saltea también, que la implicancia que tiene los altos costos de la empresa que él gerencia, recae en todo lo que se consume dentro de la provincia, en lo que se produce y fabrica dentro de su jurisdicción y en lo que se envía al continente. Asunto que viene siendo denunciado desde el año 1973, cuando los diputados nacionales Ernesto Manual Campos y Ester Mercedes Fadul de Sobrino, calificaron a la falta de integración, como el más agudo problema al que está enfrentado la Isla de Tierra del Fuego y que detiene su progreso y desarrollo, y aún más, afecta la subsistencia normal de sus pobladores”.
 La inviabilidad que le pone el Gerente General de TABSA a la posibilidad de una integración soberana de los argentinos, es proporcional al miedo de perder un mercado que hasta el año pasado les fue absolutamente monopolíco, ya que se trata de un negocio que anualmente le deja a la empresa chilena ligada a capitales británicos; no menos de 32 millones de dólares.
Ignorante o insensible; Kusanovic no apela a merituar el perjuicio colectivo que la empresa que el representa, genera en detrimento al desarrollo y crecimiento de los 200 mil argentinos que residen en la jurisdicción nacional de la Tierra del Fuego; sino que por elipse, esparce dificultades y adversidades marítimas y climatológicas, en un intento de hacer naufragar la necesidad histórica de integración soberana.
De todas maneras, queda claro que luego de 8 años de vigencia (y también de incumplimiento) de la Ley N° 26.776, esta es la primera vez que la Transbordadora Austral Broon SA, hace hablar a uno de sus alfiles, frente a un cambio de gobierno nacional y provincial que pone en agenda el proyecto del Cruce por Aguas Argentinas. Hecho que demuestra, el nerviosismo propio de quienes advierten la posibilidad de estar al frente de la muerte de la gallina de huevos de oro.