#NoAlColonialismoANTÁRTIDA Y ATLÁNTICO SURDestacadoMEDIO AMBIENTENACIONALES

21 DE FEBRERO DE 1953: Furia antibritánica estalló ante la embajada del Reino Unido en Argentina

“Una gran manifestación enfurecida, en su mayoría compuesta por obreros y estudiantes, se reunió frente a la embajada” de Gran Bretaña en Buenos Aires, con carteles como ‘Muerte a los usurpadores ingleses’. “La policía debió intervenir para evitar que ingresarán a la representación (…) La conciencia antártica argentina explotó”. Así lo reproduce hoy el segmento efemérides de El Diario del Fin del Mundo, editado en Ushuaia, al describir los sucesos del 21 de febrero de 1953, luego de conocerse ataques británicos contra dependencias antárticas argentinas en los territorios australes.

Al conocerse ataques británicos contra dependencias antárticas argentinas, una manifestación popular se dirige a la embajada del Reino Unido para expresar su repudio a esa conducta imperialista.
“Una gran manifestación enfurecida, en su mayoría compuesta por obreros y estudiantes, se reunió frente a la embajada de ese reino con carteles como ‘Muerte a los usurpadores ingleses’ y la policía debió intervenir para evitar que ingresarán a la representación (…) La conciencia antártica argentina explotó y una infinidad de instituciones demostraron su apoyo al gobierno y el rechazo a la agresión imperial: Confederación General de Trabajo, Colegio de Escribanos, círculos de prensa, unidades básicas del Partido Justicialista, clubes, sindicatos de trabajadores rurales y de obreros, asociaciones de fomento y juntas vecinales, etc.”  (Pablo Fontana. La pugna antártica).
Esta tendencia también se reflejó en los medios de comunicación con la emisión de programas alusivos a la importancia de la soberanía antártica. El ‘Plan de Difusión Antártica’ impulsado por el gobierno peronista incluyó “sellos postales, matasellos, radios, libros, folletos, obleas, volantes, fotografías, artículos, concursos de composiciones, carteles, inclusión de la temática en los programas escolares con viajes a la Antártida para los mejores alumnos, películas, noticiarios, dibujos animados (…) afiches con eslóganes en todas las estaciones de ómnibus y ferroviarias”, entre otras medidas de difusión.
El crecimiento de la presencia argentina en la Antártida había irritado al premier británico Winston Churchill. Su primera reacción fue hacer desmantelar la estación meteorológica argentina en las Georgias. Luego, se originó un intercambio de disparos en bahía Esperanza. Los efectivos argentinos “comenzaron a rodear a los británicos con sus armas, ante lo cual detuvieron sus acciones de desembarco”.
Simultáneamente, fuerzas argentinas desembarcaron en las islas Saunders, Vindicación y Morrell de las Sándwich del Sur.
La reacción británica se manifestó en la isla Decepción donde se detuvo a la dotación argentina y destruyó las instalaciones tanto argentinas como chilenas. Esto produjo una acción mancomunada de ambos países, que derivó en infinidad de mensajes de protesta y coordinación de medidas.
Esta respuesta conjunta argentino-chilena apaciguó la ofensiva británica.
 Autor: Bernardo Veksler