ANTÁRTIDA Y ATLÁNTICO SURDestacadoINTERNACIONALESMEDIO AMBIENTE

Los datos de dos láseres espaciales revelan la pérdida de hielo polar y aumento del nivel del mar

El retroceso de la capa de hielo de Groenlandia y la Antártida ha superado a la acumulación de nieve y ha contribuido en aproximadamente 14 milímetros al aumento del nivel del mar durante 16 años (de 2003 a 2019), según revela un nuevo análisis de los datos de los satélites de disparo láser de la NASA.

 

Al combinar los datos del primer láser espacial de órbita polar, ICESat, y la siguiente generación ICESat-2, los científicos pudieron explicar incluso cambios sutiles en las masas de hielo, que anteriormente se habían pasado por alto y dieron como resultado sesgos pequeños, aunque significativos, en los cambios en la masa de hielo.
El tira y afloja entre la pérdida y ganancia de masa de hielo -dependiente en gran medida de las interacciones entre el hielo, el océano y la atmósfera, cada vez más afectados por un clima más cálido- dicta las contribuciones al aumento del nivel del mar. Desde la década de 1990, los satélites de disparo láser han proporcionado un registro de la masa de hielo al medir los cambios en la altura del hielo polar.
Sin embargo, el desafío ha sido formar una estimación unificada de los cambios de masa (resolviendo diferencias relacionadas con instrumentos, metodologías y períodos de estudio) tanto en las capas de hielo con conexión a tierra como en las capas de hielo flotantes, que también explican las interacciones de los cuerpos helados con la atmósfera y el océano en un contexto de cambio climático.
En esta ocasión, Ben Smith y sus colegas agregaron datos de 2018 y 2019 procedentes de ICESat-2 a datos de IcESat de 2003 a 2008. Con el fin de formar predicciones más precisas, restringieron su análisis a áreas cubiertas a lo largo de ambas misiones y factorizaron en varios impactos atmosféricos y oceánicos, como las mareas oceánicas, a datos sin procesar sobre cambios de altura.
Descubrieron que, pese a que las pérdidas de las plataformas de hielo y los glaciares de Groenlandia y la Antártida fueron parcialmente compensadas por ganancias a través de la acumulación de nieve en la Antártida Oriental y el centro de Groenlandia, las pérdidas totales superaron la tasa de ganancia.
La pérdida de hielo fue más evidente en el noroeste y sureste de Groenlandia y en la Antártida Occidental; específicamente, el derretimiento de las plataformas flotantes de hielo de la Antártida Occidental -un proceso que afecta directamente a la velocidad del flujo de hielo hacia el océano- representó más del 30 % de la pérdida de masa total de la región. Los autores afirman que sus datos proyectan que el hielo derretido de Groenlandia y la Antártida contribuirá cada vez más al aumento del nivel del mar de decenas a cientos de años.
Fuente: AAAS