#TorturasEnMalvinasDestacadoMALVINASNACIONALESTIERRA DEL FUEGO

La Jueza Borruto decidió llamar a declarar al General Parada y a cinco oficiales por los presuntos delitos de torturas a soldados durante la Guerra de Malvinas

Pese a no haber aún fijado fecha, la jueza federal de Río Grande, Mariel Borruto; decidió que los próximos militares imputados por los presuntos delitos de imposición de torturas a sus propios soldados durante la guerra de Malvinas que deberán declarar, serán: el General de Brigada Omar PARADA, el Teniente Coronel Jorge Raúl MASIRIZ, los Mayores: José Guillermo DÍAZ, Emilio SAMYN DUCÓ y Horacio Francisco VLCEK, y el Capitán José Aníbal Santiago CADELAGO.

La titular del Juzgado Federal de Río Grande, resolvió ayer, continuar indagando a los militares imputados por los presuntos delitos de “imposición de tortura” a los propios soldados durante la guerra de Malvinas. Para ello, elevó una nómina de 6 oficiales que durante el conflicto se desempeñaron como miembros del Regimiento de Infantería N° 5; dependiente de la III Brigada de Infantería con asiento en Curuzú Cuatiá, de Corrientes.
Las actuaciones penales, se circunscribe a 22 hechos de torturas ocurridos en la Isla Gran Malvina, específicamente en el ámbito de la Fuerza de Tareas Yapeyú.
Parada; hoy de 93 años, (en 1982 tenía 55), es el oficial imputado de mayor jerarquía; al cual el alto generalato que redactó el Informe Rattenbach, pidió sanciones por sus deficientes actuaciones durante la guerra.
Según el Informe, «una falla evidente se notó en la conducta del comandante de la III Brigada de Infantería, el general Parada, quien se ocupó muy poco de sus tropas. Aún cuando una parte estaba subordinada a la X Brigada de Infantería, debió haberlas visitado para preocuparse por el estado físico y moral de ellas. Lo mismo pasó con el Regimiento de Infantería 12 de Mercedes, que se hallaba en Darwin y los regimientos 5 y 8 ubicados en Gran Malvinas, ambos a su cargo».
El informe Rattenbach agrega además que; «su traslado a Darwin (de Parada) le fue indicado por el general Menéndez verbalmente, antes de la orden del 26 de mayo, que confirmaba por escrito la necesidad de ese desplazamiento. Si él hubiese estado presente en Darwin, donde aparte del 12 de Infantería, había una campaña del Regimiento 25 y además problemas de la población, posiblemente la lucha del 27 y 28 de mayo se hubiera desarrollado en forma diferente».
Las acusaciones hacia el General Parada, también provinieron además del general Martín Balza, ex jefe del Ejército argentino, quien durante la guerra de Malvinas combatió al frente de un grupo de Artillería. Balsa indicó que «el general Omar Parada no fue a visitar nunca a su tropa a Pradera del Ganso. Su tropa combatía allí. Hasta Menéndez le dio orden de trasladarse. No lo hizo porque decía que no había seguridad».
La resolución de la jueza, permite inferir que dichas indagatorias se realizarán mediante videoconferencia; modalidad utilizada en el mes de noviembre del año pasado, para tomar declaraciones a los cuatro primeros militares que en febrero, fueron procesados en el marco de la Causa 1.777: Miguel Ángel Garde, Belisario Gustavo Affranchino Rumi, Gustavo Adolfo Calderini y Eduardo Luis Gassino.
 En la misma disposición judicial, Borruto decidió no hacer lugar al llamado a testimoniar al exsoldado conscripto Walter Acuña y al General Martín Balsa.