En Notas

El presidente uruguayo fue imperialmente ignorado en Gran Bretaña

Lacalle Pou encabezó una gira por el Reino Unido, donde pensaba posicionarse como el amigo sudamericano de Boris Johnson. Pero pasó desapercibido. El primer ministro tenía otros planes: defenderse de un nuevo escándalo de fotos con festejos y champagne en pleno encierro por la pandemia.

26 de mayo de 2022 13:30

En Gran Bretaña, ni Johnson ni nadie escuchó las promesas en inglés de Lacalle Pou.

Entre ignorado y penoso, entre desapercibido y ridículo fue el papel del presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, en su promocionada visita al Reino Unido, en donde el mandatario derechista planeaba erigirse en socio comercial y estratégico preferencial de la potencia europea, a costa de granjearse el rechazo y la desconfianza de sus vecinos regionales, principalmente Argentina.

Lacalle llevaba en su manga la carta que más podía entusiasmar al primer ministro británico, Boris Johnson: Uruguay ofrecería sus pistas de aterrizaje para el tan pretendido puente aéreo entre Malvinas y Sudamérica, contrariando a la Argentina con una actitud en extremo colaboracionista con la potencia que usurpa desde hace siglos territorio claramente argentino.

Pero, para el presidente de Uruguay, no pudo ser peor la oportunidad. Lacalle Pou, peinado para la ocasión y en gauchesco inglés comenzó su conferencia en Canning House titulada pomposamente “Uruguay, una puerta de entrada confiable a América del Sur: oportunidades en finanzas verdes”. Su anfitrión Johnson, le arrebató por completo el protagonismo a ese “buen y viejo amigo en América del Sur”.

Johnson, lejos estaba de querer escuchar a Lacalle y sus promesas, en momentos en que su propia supervivencia política nuevamente pendía de un hilo, inmerso en un impactante escándalo de fotos que lo muestran con toda claridad brindando y bebiendo alcohol en una fiesta en 10 Downing Street, en el peor momento del encierro por la pandemia de Covid-19.

En Gran Bretaña, ni Johnson ni nadie escuchó las promesas en inglés de Lacalle Pou. Todos estuvieron solamente pendientes del desarrollo del Partygate, y las palabras anglosajonas del mandatario charrúa pasaron sin pena ni gloria en el corazón del Imperio.

En el aire quedaron resonando los mensajes sobre la confiabilidad de Uruguay, la madurez de su democracia, el orden de sus finanzas públicas, sus respetuosas instituciones, su capacidad para manejar la crisis de la pandemia, con lo bien que le hubiera venido el consejo a Johnson en ese menester.

Haciendo alarde de su educación primaria y secundaria bilingüe en el Colegio Británico de Montevideo que pudieron pagarle sus acomodados padres (su progenitor también fue presidente del pequeño país), Lacalle no se privó de temerariamente sostener que Uruguay “está entre las democracias más fuertes del mundo. Respetamos los contratos y respetamos las instituciones”, esto último quizás un tiro por elevación sobre el Río de la Plata.

Confirmó ante los periodistas británicos que no dudará en pasar por sobre las intenciones del Mercosur, que por ahora integra, y se mostró dispuesto a establecer un acuerdo comercial independiente con el Reino Unido, en reemplazo del acuerdo general Unión Europea-Mercosur, ya que Gran Bretaña abandonó la UE.

Exhibió como un logro que, gracias a las exenciones fiscales que ofrece a nuevos inversores y a la flexibilización de los requisitos para residir en Uruguay, “hemos recibido más de 14.000 nuevos residentes, principalmente de Argentina”. Entusiasmaba a un auditorio ávido de conceptos como “exención”, “flexibilización”, o, por qué no, “amnistía”, “blanqueo”, “secreto bancario”.

El peor final para la gira uruguaya llegó cuando Lacalle Pou le cedió la palabra a su ministra de Economía y Finanzas, -, quien, sin miramientos, amonestó a las grandes y poderosas naciones desarrolladas por el dramático cambio climático y por llevar al mundo al borde de una catástrofe.

En medio de frases como “los países desarrollados deberían cumplir sus compromisos y promesas”, o aseveraciones tales como “los inversores y los bancos deberían aceptar una mayor responsabilidad, no solo preocuparse por los rendimientos financieros”, los empresarios y hombres de negocios presentes no parecían estar disfrutando del sermón de la encargada de una economía tan pequeña, justo cuando minutos antes, con su jefe, se habían entusiasmado con eso del comercio y de ganar mucho dinero.

Fuente:

Merco Press

https://en.mercopress.com/2022/05/23/lacalle-pou-with-a-green-message-in-london-uruguay-is-among-the-strongest-democracies-in-the-world

El País

https://www.elpais.com.uy/informacion/politica/gobierno-veces-confunde-audacia-ridiculo-politica-exterior-dijo-caggiani.html

Infobae

https://www.infobae.com/america/mundo/2022/05/23/sigue-el-escandalo-del-partygate-salieron-a-la-luz-fotos-de-boris-johnson-brindando-en-downing-street-en-plena-pandemia/

Por Agenda Malvinas

Tags

Otras noticias de Internacionales

Te puede interesar

COMENTARIOS

Aún no hay comentarios

Inicia sesión o registrate para comentar.