En Notas

Un mapa de Malvinas del Ejército muestra dónde cayeron nuestros héroes y deberían estar sus tumbas

Desnuda la violación a la Convención de Ginebra por parte de Inglaterra, al demostrar la profanación de las tumbas que ordenó Margaret Thatcher y ejecutó Geoffrey Cardozo, cuando removieron los restos mortales de los lugares donde cayeron, para sepultarlos en Darwin.

29 de septiembre de 2022 23:04

El mapa iteractivo, identifica el lugar en que murieron 179 héroes durante los 74 días que duró la guerra.

Un mapa interactivo diseñado por la Dirección de Bienestar del Ejército Argentino, muestra con precisión geográfica y rigor histórico, los distintos sitios y lugares del archipiélago malvinero en los cuales nuestros soldados cayeron en combate durante la guerra de 1982.

Con nombre, apellido y fotografía, el mapa identifica a 179 héroes que murieron en el archipiélago ofrendado su vida por la Nación durante los 74 días que duró el conflicto; 165 en Isla Soledad (Este) y 14 en Gran Malvina (Oeste).

De manera dinámica, la plataforma web del mapa permite maximizar los distintos formatos que presenta, hacer zoom en islas e islotes, posicionarse en cada uno de los distintos sectores geográficos, conocer por separado el número de muertos, sus nombres, datos familiares, rol, grado y unidad de combate y en especial, identificar los lugares donde cayeron y deberían estar las tumbas de cada uno de ellos.

Sin buscarlo, el excelente trabajo desarrollado por el Ejército, desnuda una verdad histórica que el Estado Nacional y en especial la Cancillería Argentina no quiere abordar; la profanación de las tumbas de los soldados argentinos ordenada por la exprimera ministra británica Margaret Thatcher y ejecutada por el excoronel Geoffrey Cardozo, durante el verano de 1983. En todos los casos, violando las normas en materia de Derechos Humanos, reconocidas por toda la jurisprudencia Internacional.

Luego de la guerra, a partir de julio de 1982, los británicos enviaron una serie de notas al gobierno dictatorial de esa época pidiendo que repatriáramos los cuerpos de los soldados. La versión inglesa dice que las autoridades argentinas no contestaron, y la versión argentina que sí respondieron, pero que se negaron a cumplir con el pedido de “repatriación” de los cuerpos. No había que repatriar nada, estaban y están en la Patria.

Más allá de las versiones, lo concreto es que, producto de esa abominable tarea llevada adelante por Gran Bretaña entre el 16 de enero y el 19 de febrero de 1983, 121 excombatientes perdieron su identidad, para quedar finalmente bajo una lápida con la leyenda: “SOLDADO ARGENTINO SOLO CONOCIDO POR DIOS”.  Sin que se hubiere realizado un trabajo riguroso, que permitiera resguardar los nombres de cada uno, Cardozo removió las tumbas, reunió los restos de soldados que se encontraban sin sepultura y los trasladó a Darwin.

La Convención de Ginebra establece un plazo de 5 años para disponer unilateralmente de las tumbas de guerra, sin embargo en diciembre de 1982, Margaret Thacher por pedido de los estancieros que ya imaginaban que tarde o temprano los familiares de los soldados llegarían a Malvinas a honrar a sus muertos; ordenó la remoción de los cuerpos, la desaparición de las tumbas y la creación de un cementerio, violando a sabiendas el artículo 30 de la Convención IV de Ginebra y el artículo 34 del protocolo sobre protección a las víctimas de conflictos armados.

Ambos bandos saben que, donde cae un soldado, en ese lugar se debe erigir su tumba. Los Convenios de Ginebra y sus Protocolos adicionales son tratados internacionales que contienen las principales normas destinadas a limitar la barbarie de la guerra”, declara la Cruz Roja Internacional. Convenios y Protocolos que Gran Bretaña conoce por ser corredactora y Argentina por adherir a ellos.

40 años posteriores a los hechos, aún quedan tumbas sin identificar.

 

VISITAR EL MAPA: https://www.bienestar.mil.ar/malvinas/index.html

 

 

Por Agenda Malvinas

Tags

Otras noticias de Nacionales

Te puede interesar

COMENTARIOS

Aún no hay comentarios

Inicia sesión o registrate para comentar.